viernes, 7 de noviembre de 2014

GENEALOGÍA DE LOS BRAVO DE LAGUNA DE ATIENZA



Según el Memorial al Rey Nuestro Señor Fhelipe Quinto que Dios guarde en que Don Manuel Martín de Castejón… suplica a su Majestad, se sirva conceder a su Casa la Dignidad de Grande.


  Garci Bravo de Lagunas, Regidor de Baeza y muy heredado en aquella ciudad, casó con hija de Pedro González de Mendoza, y tuvieron a Don Juan Bravo de Ortega y Lagunas, que sucedió en la Casa de su padre y en el Regimiento de Baeza, por Real Cédula que estampó Argote de Molina y por ella consta que Garci Bravo, su padre murió en julio de 1432, en la guerra contra moros, y en la entrada que hicieron Don Luis González de Guzmán, Maestre de Calatrava, y el Adelantado Diego de Ribera; y en el mismo lugar dice el citado autor que aquel caballero descendía de Pero Bravo, que tuvo repartimiento como conquistador en Sevilla, y fue Caballero de la Mesnada del Señor Rey Don Fernando el Santo.

   El dicho Don Juan Bravo de Ortega casó con Doña María de Lagunas y de ambos fue hijo Garci Bravo de Lagunas, Alcaide de Atienza, aquel famoso caballero que recupero a Sigüenza y Atienza para los Señores Reyes Católicos, el cual casó con Doña Catalina Núñez de Cienfuegos, hija de esta ilustre casa en Asturias, y a quien aquellos monarcas por carta dada en el Real sobre Málaga a 7 de junio de 1487, firmada de sus Majestades y de Fernán Alvarez escribieron con el motivo de haber muerto su marido en la guerra contra los moros, en la que dicen:
   El Rey y la Reyna. Doña María de Cienfuegos, ya habéis sabido el fallecimiento de Don Garci Bravo, vuestro marido, de que a Nos desplugo mucho, y quedamos en muy gran cargo, así por el que de él habíamos, por lo mucho que nos sirvió en su vida, como por lo que a Vos toca; y pues él murió también, como su hábito requería, contra los infieles y servicio nuestro, y por ello somos y quedamos en cargo, para Vos hacer mercedes, de que habemos de mandar mirar vuestras cosas, que a Vos y vuestros deudos tocare, con toda gratificación.

   En el Testamento Militar que Garci Bravo de Lagunas otorgó en el Real sobre Málaga año 1487, protocolizado judicialmente en 31 de mayo 1570, ante Juan Sánchez Canales, Escribano del Número de Toledo, fundó mayorazgo de la Alcaidía de Atienza, y otros bienes, en Garci Bravo de Medrano, su nieto, hijo segundo de Doña Magdalena Bravo de Lagunas, y de Diego López de Medrano, Señor de San Gregorio. Después la dicha doña Magdalena obtuvo facultad de los Señores Reyes Católicos en Real Cédula dada en Sevilla a 5 de enero de 1500, para fundar mayorazgo, como le hizo en cabeza del mismo Garci Bravo, por Escritura que otorgó en Medina del Campo a 4 de julio de 1504 ante Fernando de Villalobos, Escribano Público. Y por su Testamento fecho en Atienza a 16 de mayo de 1521 ante Antonio de Salcedo, Escribano, aprobó y ratificó este Mayorazgo y el que había fundado Garci Bravo su padre.


   La dicha doña Magdalena hija de Garci Bravo de Lagunas y de Doña Catalina de Cienfuegos, casó con Don Diego López de Medrano, Señor de San Gregorio, que murió en el sitio de Málaga en servicio de los Señores Reyes Católicos, y fueron padres de Diego López de Medrano, de Garci Bravo de Medrano nombrado arriba, y de Doña Catalina de Medrano, Dama de la Señora Reyna Isabel, y mujer de Don Fernando de Sandoval, Comendador de Huélamo de la Orden de Santiago, hermano de Don Bernardo de Sandoval y Rojas, segundo Marqués de Denia, Conde de Lerma, Gran Senescal de Sicilia, Mayordomo Mayor del Señor Rey Don Fernando el Católico, y de la Señora Reina Doña Juana. Y Garci Bravo de Medrano, poseedor de los Mayorazgos que le fundaron su Madre y Abuelo, fue Alcaide de Atienza y casó con Doña Catalina de Mendoza y Molina hija única del primer matrimonio de Don Iñigo de Molina, tercero señor de las villas de Embid, San Yuste y El Pobo y de los lugares de Teros, Guisema, Olves y Orea y otros.


Mucho más de los bravo de Laguna, pulsando aquí, en el que se cuenta la historia del castillo de Atienza.






   Nació de aquel matrimonio otro Garci Bravo de Medrano, Alcaide de Atienza que casó con Doña Ana Sarmiento. Aquella unión produjo a Doña Luisa Bravo de Lagunas Ayala y Rojas y a Doña Beatriz Sarmiento de Ayala, cuya sucesión se referirá luego. La Doña Luisa casó con Don Pedro de Guzmán, Señor de Olmedillas. De ambos nacieron Don Gerónimo Bravo de Guzmán que casó con Doña Catalina Manrique de Bargas.

   De Don Francisco y Doña Catalina nacieron Doña Beatriz, que casó en Cuenca con Don Alonso Henriquez, sin sucesión; Don Gerónimo de Guzmán que tampoco la tuvo legítima aunque la dejó natural, y Don Diego Bravo de Guzmán, que casó en Talavera con Doña María de Padilla y Meneses. De ambos fue hijo Don Fulgencio Bravo de Guzmán, que murió sin sucesión, aunque casó con Doña Baltasara de Bazán y Rojas.

   De Don Gerónimo Bravo de Guzmán y Doña Luisa de Guzmán fue hija Doña Luisa de Guzmán que heredó a Don Agustín de Herrera su hijo, Marqués de Lanzarote, del cual y de los Terrazgos y Pueblos de aquella isla hizo agregación al Mayorazgo y Casa de su padre, llamando en primer lugar a Don Diego Bravo su primo, sus hijos y descendientes por línea directa y de legítimo matrimonio y a falta de su sucesión mandó que el título de Marqués con todos sus derechos, se agregase a la casa de Garci Bravo que al presente poseía por ser cabeza de este apellido, la casa de Atienza, de suerte que quiso fuera sucesor en la Casa y Estado de Lanzarote en la que fuese de Bravo en Atienza y a los que así le poseyeran impuso el gravamen de apellido de Rojas y Herrera, en cuyo cumplimiento los usa el marqués suplicante.

   Por esta disposición y evacuado el llamamiento de Don Diego Bravo de Guzmán y su descendencia porque solo tuvo al ya citado Don Fulgencio que lo poseyó y murió sin hijos se transmitió la posesión del marquesado de Lanzarote a la línea de doña Beatriz Sarmiento, hija de Garci Bravo de Medrano y de Doña Ana Sarmiento de Ayala y Rojas. Fue Doña Beatriz segunda mujer de Juan Duque de Estrada y de ambos nació Don Juan Francisco Duque de Estrada que estando viudo de Doña Lucía de Tovar y Guevara contrajo segundo matrimonio con Doña Luisa de Salazar.

   De aquel consorcio nació Doña Beatriz María Duque de Estrada Bravo de Guzmán y Salazar que casó con Don Francisco Duque de Estrada. Fueron padres de otro Francisco Duque Bravo de Guzmán y Salazar que casó con Doña María Niño y de ambos nació Don Francisco Agustín Duque de Estrada Bravo de Lagunas Rojas Ayala Herrera y Salazar, a quien sucedió don Fulgencio Bravo de Guzmán, que casó con Doña Leonor Antonia de Meneses de quienes nació Don Manuel Duque de Estrada Bravo de Lagunas Rojas y Herrera poseedor de los mayorazgos de Toledo, Talavera y Atienza, que casó con Doña Rosa María de Urbina en quien tuvo a doña Leonor de Estrada última poseedora de esta línea por cuya vacante y no haber quedado descendiente legítimo de Don Garci Bravo de Lagunas y de Doña Ana Sarmiento de Ayala y Rojas, su mujer,  se halló evacuada la primera línea y como los mayorazgos de Doña Magdalena Bravo de Lagunas y Doña Luisa Bravo de Guzmán habían de gobernarse por la sucesión por un mismo orden tuvo lugar el llamamiento en la línea del marqués de Belamazán. Porque extinguida la descendencia legítima de Don Garci Bravo de Lagunas, hijo mayor de Garci Bravo de Medrano se sustituyó la línea en don Sancho Bravo de Lagunas y Don Manuel y Don Gerónimo Hurtado de Mendoza.

Tomás Gismera Velasco