domingo, 19 de octubre de 2014

FRAY ANTONIO DE HORTA



Religioso
Santa Coloma de Farnés (Gerona), 1527?-Atienza, 1591.

   Cuentan los anales biográficos de la orden seráfica que fray Antonio de Horta nació en Santa Coloma de Farnés (o Fernez), en la provincia de Gerona, en el primer tercio del siglo XVI, dentro de una familia de humiles labradores. Matrimonio del que nacieron dos hijos y una hija,El primero de ellos recibió el nombre de Salvador, quien entró en Barcelona en la congregación franciscana cuando tuvo edad de hacerlo, según se nos cuenta en su biografía. Antonio fue el segundo y la hija se llamó Blasa.

   Ambos hermanos varones, previamente a entrar en religión, fueron pastores, labradores, segadores y zapateros.

   Huérfanos de padre, al poco tiempo del nacimiento del último hijo, Antonio siguió los pasos de su hermano, entrando a formar parte igualmente de la orden franciscana, siendo destinado al convento que la orden tenía en Atienza, provincia de castellana de la Concepción para dicha orden.

Fray Salvador de Horta (hermano de fray Antonio), ante el Inquisidor de Aragón, por Bartolomé Esteban Murillo
 
   Salvador de Horta, tuvo siempre fama de santidad, la misma que acompañó a su hermano, y a pesar de que apenas se viesen durante el tiempo que ambos permanecieron  en sus respectivos conventos, es tradición que en alguna ocasión Salvador de Horta viajó a Atienza antes de hacerlo definitivamente a Italia donde falleció en torno a 1567.

   Fray Antonio de Horta llegó a Atienza en torno a 1550, pues se nos cuenta que permaneció en el convento de Atienza cerca de cuarenta años, ocupando en el mismo todos los cargos posibles, desde portero a lector o guardián.


   Igualmente nos dice su biografía que tuvo fama de santidad, al igual que su hermano, siendo habituales sus sermones tanto en Atienza como en pueblos limítrofes: Floreció allí por muchos años Antonio Lego, hermano de Salvador de Horta…

   Todavía se nos añade, hablando de ambos hermanos y dejando a un lado a Salvador, que Antonio fue digno de contarse entre los santos, falleciendo en Atienza, según opinión de los hombres de su tiempo, en 1591. Su hermano Salvador fue beatificado a petición de Felipe III, tras la atribución de diversos milagros, el 15 de febrero de 1606 por el papa Pablo V y canonizado por Pío XI en 1938.

   Fray Antonio fue enterrado en la cripta de San Francisco, perdiéndose posteriormente, y tras la desamortización del convento y posteriores usos como fábrica de harinas y residencias particulares, sus restos.

Tomás Gismera Velasco