miércoles, 18 de junio de 2014

VICENTE REDONDO DE CASTRO



Piloto de aviación
Atienza (1909?)-Madrid ¿?

   Vicente Redondo de Castro nació en Atienza en torno a 1909, hijo de industriales dedicados al ramo de la construcción, y vecinos del barrio de San Bartolomé.

   Ingresó en la academia de ingenieros militares de Guadalajara, de donde pasó al cuerpo de Aviación. Y si bien no son muchos los datos que tenemos de él, conocemos que en 1925 provocó en el aeródromo de Getafe un conato de rebelión, por el que fue procesado en el mes de eero del año siguiente, siendo condenado en consejo de guerra a tres años de prisión correccional por delito de desobediencia. Siendo indultado poco después.

   Era por aquel entonces un simple aviador, con título de piloto, ascendiendo a sargento en el momento de su indulto. En el mes de noviembre de 1929 ascendió a suboficial, pasando a obtener uno de los por entonces escasos títulos de piloto militar de aeroplanos el 7 de diciembre de ese año.

Vicente Redondo de Castro (3º por la izquierda), en 1937


   Con el grado de brigada contrajo matrimonio en Gama (Asturias), el 4 de enero de 1930 con Rosario Cabal, …, siendo a partir de entonces protagonista de varios raids aéreros que llegaron incluso a poner en peligro su vida, siendo probablemente el más completo que le llevó desde Getafe a Sevilla el 13 de febrero de 1934, pilotando un Breguet 31-13, viéndose obligado a tomar tierra en el camino de los Arrayanes de Linares (Jaén). Meses despu.es, en diciembre, sería ascendido a subteniente.

   Durante la Guerra Civil se encontró en el bando republicano, en Madrid, tomando parte en numerosos encuentros aéreos, como piloto de guerra, incorporándose en la 2ª Escuadrilla de Chatos a finales de julio 1937 en Figueras, de la que tomó el mando. Teniendo una invervencion directa en la Batalla de Brunete, en la de Sariñena y en la de Belchite, en la que su avión fue derribado el 1 de septiembre de 1937, siendo hecho prisionero.

   Hasta aquel día, y desde los inicios de la Guerra Civil, sus vuelos de inspección fueron constantes en torno a su pueblo de Atienza, contando la leyenda que lo hacía para que sus padres viesen que se encontraba en perfecto estado. En Atienza, por las horas en las que realizaba su vuelo, primeras de la mañana, fue conocido como “El Churrero”.

   A la conclusión de la Guerra continuó en el ejército, llegando a alcanzar la graduación de Teniente Coronel, y siendo comandante mayor de la base Aérea de Cuatro Vientos en los años finales de la década de 1950, hasta su retiro.

   Sus viajes a Atienza fueron constantes, a pesar del distanciamiento a que se vio obligado por su profesión. En Atienza continuó residiendo parte de su familia, sobre todo su hermano Abundio, a quien se debe la reforma y estado que hoy conocemos de la capilla de San Roque, en la calle de Cervantes, costeada en 1948 por Vicente Redondo.

   Pasó a la situación de retiro el 21 de septiembre de 1962, con el grado de Teniente Coronel.

Tomás Gismera Velasco
(Foto. Sociedad Benéfica de Historiasdores Aficionados y Creadores).